Unión Rugby Almería deja el descenso directo tras sumar su quinta victoria seguida

WhatsApp
Unión Rugby Almería ante Pozuelo.
Tweet about this on Twitter0Share on Facebook4Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone

Unión Rugby Almería llega lanzado a este tramo final y decisivo de la competición tras encadenar su quinta victoria seguida después de doblegar por 18-11 al conjunto del Olímpico de Pozuelo.

 

La concentración de Unión Rugby Almería es constante en todos sus envites y así se repitió contra el quinto de la clasificación. Además, contando con el aliento extra de las cerca de 1000 personas que se citaron en la grada del estadio Emilio Campra.

La lucha fue muy equilibrada durante la primera mitad, en la que no hubo ensayos y en la que los puntos llegaron a través de patadas de castigo. Falló la primera Olímpico, anotó URA, igualó el conjunto madrileño, se adelantó el equipo almeriense y erró su tercer intento. El resultado de 6-3 era con el que se iba a los minutos de descanso.

Había rondado en varias ocasiones el ensayo el XV de Jiménez y Nicoletti, pero la había faltado concretar los muchos minutos en el terreno de juego de los visitantes. Las salidas rápidas con juego al pie eran peligrosas, pero se supo mantener lejos de la zona de marca a un Olímpico de gran calidad. Eso sí, se sabía que el primero que rompiera la defensa rival tendría muchas papeletas de llevarse al triunfo, como así fue a favor de los almerienses.

Los cambios de inicio en la segunda parte dieron frescura y por la izquierda hicieron daño a la zaga rival. Así, una avance de Royal Mwale con juego a mano para Gustavo Fuentes, uno de los recién incorporados, dieron el primer ensayo para URA, no transformado por Nacho de Luque. Se había ‘abierto el melón’ y otra vez por la izquierda, de nuevo un hombre de refresco como Sebas Urgu, puso en bandeja el ensayo del resolutivo Thain bajo palos.

Brecha abierta
Muy sencillo para De Luque, esta vez la suma fue de siete puntos y se llegó a una renta de 15 con el 18-3 momentáneo que con inteligencia quiso recortar rápido Olímpico. Al siguiente minuto eligió tirar a palos en lugar de jugar y situarse más cerca, pero sobre todo cortar la dinámica anotadora de los almerienses. De hecho, URA ya no hizo ningún punto más pese a que lo rozó y se defendió con uñas y dientes para impedir la reacción de los madrileños.

Tras una enorme acción colectiva de contención, sobre la misma raya de ensayo, finalmente la insistencia del cuadro visitante tuvo su recompensa en el minuto 74, de lado a lado para depositar por la derecha, lejos de la fervorosa grada de seguidores de los cruzados. El ensayo no fue transformado y el partido quedaba a uno de distancia, 7 puntos, con muchos minutos por jugar porque se apuró al máximo el máximo el tiempo efectivo de juego.

Bien pasadas las dos de la tarde llegó el pitido final y la explosión de alegría después de haber realizado un derroche enorme de fuerzas ante la atenta mirada del alcalde de la ciudad, Ramón Fernández-Pacheco, acompañado de sus concejales Juanjo Segura y Carlos Sánchez. La reivindicación de un campo de rugby tuvo a su mejor interlocutor en la grada, llena, metida en el partido y feliz por la racha imponente de cinco triunfos consecutivos.

Publicado por +

Deja un comentario